Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

jueves, 2 de junio de 2011

La ruta de las minas. Andalucia

La revalorización del patrimonio arqueológico y arquitectónico de la cuenca minera Alto Valle del Guadiato puede transformarse en un sorprendente atractivo turístico-cultural de fabulosas y positivas repercusiones de crecimiento a través del macro-proyecto La Ruta de las Minas , feliz y eficiente iniciativa, aún en embrión, la única sin competencia que aporta la provincia a Córdoba 2016, que dada su proximidad con la capital y excelente comunicación (en un futuro prevista autovía) le permitiría, como opción de apoyo, concurrir y enriquecer su candidatura, no dudando se sentiría halagada con el cercano añadido de un proyecto novedoso, apasionante y esperanzador para una comarca que no se rinde y lucha por frenar su decadencia.
La historia de Pueblonuevo del Terrible, después Peñarroya-Pueblonuevo, se sintetiza en distintos apartados, marcados en su devenir con más sombras que luces. Testigos octogenarios, afortunadamente entre nosotros, no vacilarían en ratificarlo. Nuestro calvario comenzó con una niñez aterrorizada por una injusta, cruel y abominable contienda bélica, que todavía en este 2011 conserva las huellas de los bombardeos. Quien lo probó lo sabe.

Esplendor y olvido
Sigue una fase de esplendor industrial, hasta que la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya (SMMP), tras explotar al máximo las ubres de nuestro subsuelo, nos dijo "¡adiós!", dejando a miles de sacrificados y heroicos trabajadores, hombres y mujeres, abandonados a su suerte y como herencia el escenario de un alevoso expolio y el macabro cementerio de ruinas, despojos, restos, vestigios y otros humillantes decorados que diariamente tocamos con las manos; no conforme, y sin que increíblemente nadie se opusiera, puso manos a otro vil desaguisado, desmantelando el ferrocarril de vía estrecha que enlazaba tres provincias, desapareciendo las comunicaciones entre importantes poblaciones, sufriendo las consecuencias de tal atrocidad y frustrando sus perspectivas de desarrollo.
A continuación como tabla salvadora y alivio a tantas amarguras y desdichas, nos llegó el INI - Encasur con el fin de paliar la sangría que supuso la emigración. Para colmo de adversidades con la crisis europea del carbón los síntomas de estabilidad y progreso se esfumaron. Estaría escrito.
En estas últimas décadas responsables de diferentes administraciones y de otros organismos, cargos políticos, dirigentes con peso e influencias, visitaron sucesivamente el Guadiato y, en sus contactos y manifestaciones, rotundamente idéntica consigna: prioridad, atención urgente a la problemática de la cuenca minera, la comarca más deprimida de la provincia. Recientemente Diario CORDOBA censaba nuestra población en 11.900 habitantes. ¡Quién lo diría en otros tiempos, cuando rondábamos los 40.000 residentes! No dudo de la buena disposición e interés de aquellas autoridades en resolver sus graves y acuciantes problemas, su incierto porvenir, augurando horizontes despejados para esta castigada zona industrial que nunca llegaron a cristalizar y a las constantes estadísticas me remito ante el deteriorado movimiento de población sin atisbos de detenerse.

Ahora con decisión y coraje, dentro de sus posibilidades y de las condiciones que exigen afrontar la evidente realidad, Peñarroya- Pueblonuevo se afana e intenta encontrar nuevas fórmulas y alternativas que sirvan de revulsivo a un pueblo industrial y minero necesitado urgentemente en contener su peligroso declive, levantar los decaídos ánimos atosigados de noticias aciagas que nada favorecen y recobrar el protagonismo que siempre ostentó.
En estas circunstancias, el gobierno municipal se plantea una transformación radical de la cuenca revalorizando su patrimonio con la recuperación del ruinoso edificio heredado del Almacén Central --acompaño foto-- actualmente restaurado y embellecido, la joya del Cerco Industrial, otrora emporio fabril sin parangón en Andalucía que junto a diferentes e importantes actuaciones en curso abren las puertas al optimismo.
Próximamente el jurado evaluador de la candidatura cordobesa se desplazará a la capital para un definitivo examen. Una visita propicia para acercarlos al Guadiato y comprobar in situ los extensos y golosos terrenos que se pretende poner en valor, complementados con programas y actividades paralelas. Su privilegiada situación, su amplia gama de recursos naturales y ecoturísticos y su diversidad paisajística es manifiesta. Los frutos de una seria y eficaz gestión asegurarían un futuro mejor. He aquí una interesante opción de apoyo a Córdoba 2016, que casaría perfectamente con otros proyectos compartidos, aplicados y planificados bajo la dirección de documentados y expertos profesionales que, afortunadamente, en esta tierra proliferan. El patrocinio de los fondos Miner sería clave.
Con todos mis respetos a esas personalidades que fracasaron en sus nobles intentos, algunas en candelero y en contacto permanente con la decadente situación que vivimos, a modo de sentido y sincero mensaje les rogaría apoyaran sin reservas este ilusionante macro-proyecto, La Ruta de las Minas , que ampliamente difundido y promocionado reforzaría las legítimas aspiraciones de Córdoba a Capital Europea de la Cultura, convirtiéndola en el imán de un determinado turismo internacional ahíto de grandezas y vulgaridades y que solo busca historia, cultura, sabiduría, embrujo, nuevas sensaciones, nuevos escenarios y nuevas experiencias.
Poner fin a la desidia
Voces alejadas a esta localidad y buen número de peñarriblenses en la diáspora, nos vienen pidiendo poner fin a la desidia, el ostracismo, insistiendo que dediquemos esfuerzos y ánimos a impulsar y promover un cambio fundamental en la fisonomía del valioso complejo industrial y minero integrado en el corazón de nuestra ciudad, revalorizando su deplorable estado para satisfacción y orgullo propio, asimismo para asombro y atracción del turismo interesado en conocer nuestra pasada revolución industrial, las cruentas huellas heredadas de una empresa que, consumada aquella inhumana barbarie, para mayor escarnio se permite el lujo, el descaro, de "lucir su poderío por todos los confines" el patronímico de Peñarroya. ¡Vivir para ver!
Imagen de la web http://www.infoguadiato.com