Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

lunes, 16 de mayo de 2016

Santa Cruz de Tenerife. El 80% del conjunto etnográfico del Distrito Suroeste está en peligro.

Artículo de Patricia Ginovés para La Opinión

El 80% del patrimonio etnográfico del Distrito Suroeste de Santa Cruz de Tenerife se encuentra en peligro. Así lo denuncian los vecinos de esta zona, apoyados por el grupo socialista en el Ayuntamiento capitalino, que están a la espera de que la Corporación municipal ponga a andar la carta etnográfica que varios colectivos defienden desde hace más de un año.

Imagen de la noticia
Existen más de cien espacios en todo el Suroeste que son susceptibles de formar parte de esta carta etnográfica, impulsada por los vecinos de este distrito santacrucero. Han puesto en marcha esta iniciativa a través del colectivo Birmagen. "Los vecinos saben perfectamente el patrimonio que existe en esta zona y buscan protegerlo a través de una normativa que les ofrezca seguridad a todos estos espacios", relata Roberto Abdulah, miembro de la Plataforma en Defensa de El Tablero y del colectivo Birmagen. Así, añade que muchos de ellos siguen recopilando datos a diario para que se mantenga viva la memoria histórica, a pesar de que el proyecto parece paralizado por parte del Ayuntamiento de Santa Cruz.

El grupo que trabaja en esta iniciativa está compuesto por cerca de una veintena de personas, a las que se suman otras colaboraciones puntuales. En este sentido, los testimonios de los vecinos ancianos de estas zonas de la capital se hacen indispensables. Los defensores de este programa explican que "desde que propusimos este programa de recuperación del patrimonio y el Ayuntamiento lo aprobó, aunque no lo ha llevado a cabo, se ha perdido mucho material". A pesar de ello, reconocen satisfechos que los vecinos de esta zona de Santa Cruz se están sensibilizando mucho con este problema y participan en la conservación del patrimonio.

En el mes de noviembre del pasado año, la edil de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Santa Cruz, Yolanda Moliné, aseguró que el proyecto de la carta etnográfica se iniciaría en el mes de enero de este año. Sin embargo, el colectivo Birmagen denuncia que en la actualidad no tienen constancia de que la Corporación municipal esté trabajando en este sentido. No obstante, el pasado año Moliné anunció que el proyecto contaría con un presupuesto total de 100.000 euros, que se invertirían a lo largo de cuatro años, con partidas anuales de 25.000 euros. La cantidad establecida para este año fue aprobada en los presupuestos para el 2016.

El concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, José Ángel Martín, destaca que, aunque se trata de un proyecto que nació en el Suroeste, el objetivo último es que abarque todo el municipio. Además, hace hincapié en que se trata de un documento que no solo trata de resaltar la importancia de las construcciones que son Bien de Interés Cultural (BIC), sino que además trata de recoger la tradición de esta zona de la capital, tanto su manera de vivir y expresarse, como los sistemas de cultivo, las tradiciones o los senderos de pastoreo. El edil socialista destaca, además, que "la carta etnográfica es una gran recurso y también debería ser incluida en el Plan General de Ordenación (PGO) para asegurar la protección de los aspectos que recoge. Y, por ello, esta normal sería pionera".

El molino de viento de Barranco Grande es solo uno de los ejemplos del rico patrimonio que se encuentra en el Distrito Suroeste y que se encuentra olvidado. Tras ser declarado Bien de Interés Cultural en el año 2007, fue protagonista de una obra de mejora valorada en 58.000 euros pero que, a día de hoy, no ha servido para darle mayor visibilidad a esta monumento, ni para dar a conocer la larga historia que gira a su alrededor.

Imagen de la noticia
"No es un lugar accesible, se encuentra a la intemperie y todas las mejoras que se querían realizar en él no se llevaron a cabo, por lo que se ha quedado a la mitad", denuncia Roberto Abdulah, quien añade que en la actualidad muchos jóvenes de la zona entran en el molino para pasar la tarde y la tierra que lo rodea está llena de basura. Además, resalta que los elementos más importantes de la construcción, como la piedra de moler, se encuentran a la intemperie, sin ningún tipo de protección.

Fuente de la noticia http://www.laopinion.es/