Patrimonio Industrial nacional e internacional

PATRIMONIO INDUSTRIAL - INDUSTRIAL HERITAGE - PATRIMOINE INDUSTRIEL

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Navia (Vigo) custodia el último molino de viento de la ciudad.

Artículo de Ana Baena para Atlantico

Navia custodia el último ejemplo de molino de viento que se conserva en la ciudad. Se encuentra en lo alto del Castro do Outeiro, en una finca privada dominada A Torre, con vistas al Lagares y a Samil. Fue construido a finales del siglo XIX y abandonado a mediados del XX. Según la Asociación Galega de Patrimonio Industrial, Buxa, perteneció a Benigno Prado y después Leirós. Actualmente su estado es de total abandono, con solo un muro en pie, pero con la piedra de moler aún ‘in situ’.

Tal y como recoge el arqueólogo José Manuel Hidalgo en el blog ‘Vigo etnográfico’, el valor de esta construcción, radica en ser la única que conserva, “cuando este tipo de edificaciones era frecuente en el término municipal”. Señala otra posible ubicación, guiándose por la toponimia, en Alcabre, concretamente en Punta do Muíño de Vento, donde ahora se levanta el Museo do Mar.

Imagen de la noticia
En Vigo están registrado cerca de veinte molinos de agua, destacando los de Zamáns, Oia y el Maquías en Valadares, rehabilitados y con el trazado de rutas específicas. En el caso del molino de Navia, carece de un plan especial de recuperación. No está incluido entre los elementos BIC (Ben de Interés Cultural), cubiertos por una protección legal que asegura su conservación, pero en el Plan General de 2008, actualmente anulado por los Tribunales, se englobaba en el catálogo de Patrimonio Etnográfico. Xosé Couñago, en el blog ‘Patrimonio Cultural de Vigo’, indica que, pese a su estado ruinoso, “el estado no impide una restauración con los elementos que se encuentran en el propio lugar”.

Un valor añadido a este elemento es que se encuentra sobre uno de los 27 castros de la ciudad, un yacimiento de época galaica, sin signos de romanización. Característica que comparte con el que se supone, estaría en Alcabre, ya que en ese lugar se encontraron restos de un poblado castrexo, ahora musealizado. “El molino está rodeado por una aldea (el barrio de O Redondo) que con seguridad fue la natural continuadora del hábitat castrexo que ocupa”, indica Couñago, destacando la configuración de las viviendas siguiendo la estructura del castro.

Fuente de la noticia http://www.atlantico.net